Fernando Falconí:


“Casi desde sus inicios el trabajo de Fernando Falconí ha tendido a des-pedagogizar el mundo. Mediante la apropiación como recurso y el
detournement como estrategia retórica ha desviado, con un sutil giro crítico, los sentidos de todo un abanico de representaciones que han modelado ideas fundamentales de nuestro aprendizaje en la etapa escolar.

Recordamos su gozosa interpretación del pesebre como bacanal, sus obras que promiscuamente recrean alegorías de inspiración mitológica a partir de las marcas de alimentos de consumo masivo, o su icónica serie que parte de las portadas de los libros de primaria donde lúdicamente se deshacen construcciones
históricas y cívicas funcionales a la consolidación del Estado-nación. Buena parte de estos trabajos se encontraban atravesados por un espíritu socarrón, donde se reelaboran nociones sobre el paisaje y la autorrepresentación, al tiempo que se inscriben miradas sobre la sexualidad que destilan una tímida lubricidad. Todo un programa de imaginarios que, vistos en retrospectiva, ya prefiguran la que sería su siguiente indagación, donde lleva al extremo un caprichoso reacomodo del saber enciclopédico.

En sus últimos trabajos Falconí parece haberse empeñado en deshacer el orden que imprimen las disciplinas científicas, a increpar sus epistemes, y a reacomodar los imaginarios propios de convenciones históricas. Imagina así un sin fin de relatos, asociaciones y formas de pensar la realidad, desencajando los sistemas de conocimiento que el hombre ha creado para asir y dar sentido al mundo.”

Rodolfo Kronfle Chambers
Curados
(Extracto del ensayo “Fernando Falconí: De un mundo raro”)

Comments are closed.