Leonardo Moyano, Gulag

Mayo 3- Junio 13´17

Texto Salvador izquierdo

– Un crítico mexicano, Christopher Michael Domínguez, dijo, al respecto de una novela cubana que estaba reseñando: “es un recorrido imaginario en el camino hacia el gulag”.

– En su Historia del Gulag, Anne Applebaum sostiene que los que estaban presos no se referían al mundo exterior como: “la libertad” sino como: “la gran área de prisión”, más grande y un poco menos mortífero que “la pequeña zona”, donde estaban ellos.

– Stalker, de Andrei Tarkovsky, “no es una película acerca del Gulag pero el ausente y no mencionado Gulag es constantemente sugerido”, dice Geoff Dyer, en uno de sus mejores libros.

– Gulag es en realidad un acrónimo para Glavnoe Upravlenie LAGerei que quiere decir, muy llanamente, “Dirección General de los Campos de Trabajo”.

– Lenin, Stalin, Trotsky eran solo apodos, no los nombres verdaderos, de Vladimir Ilich, Joseph y Lev.

– La trituradora de carne, en cambio, era el apodo del sistema represivo soviético en general, el mismo que ya existía en 1917, se oficializó en 1929, se perfeccionó hasta 1956 y duró, de alguna manera u otra, hasta los 1980s.

– El Archipiélago del Gulag, el título del gran libro de Alexander Solzhenitsyn, en ruso, se lee como rima Arkhipelag GuLag.

– Las islas de Solovetsky, en el Mar Blanco, al norte de Rusia, tienen un total de 347 kilómetros cuadrados de extensión.

– En Norilsk, Vorkuta y Kengir ocurrieron las principales rebeliones internas del Gulag entre 1953 y 1954.

– “Un lugar asombroso donde el asombro es inútil porque todo es normal aquí” dice Dyer, acerca de la Zona, el lugar al que acuden los protagonistas de la película de Tarkovsky.

– Y Marina Tsvetaeva, quien se suicidó en 1941, después de que su esposo y su hija fueran apresados por el Comisionado para Asuntos Internos de la Unión Soviética, bajo cargos de espionaje, exclamó en uno de sus poemas: “abre el corazón”.

Invitados 2017

El arte contemporáneo ecuatoriano, puntualmente guayaquileño, ha tenido un surgimiento vertiginoso en los últimos dos o tres años. DPM ve como una oportunidad para sus coleccionistas, y amigos en general, ser tanto testigos activos como agentes catalizadores del fenómeno cultural. Ante ello la galería abre un espacio llamado Invitados.

La selección de los autores es parte de un proceso de seguimiento basado en: propuestas artísticas, vocación, y profesionalismo.

Entre los objetivos: acercar a los jóvenes coleccionistas ante un perfil de autores con proyección, link-cultural. Por otro lado, tener la oportunidad de exponer a los jóvenes creadores al sistema formal de galería, como una retro-alimentación práctica a sus estudios. Lo anterior con miras al crecimiento de la escena artística.

Los Invitados que hayan logrado progresar en sus propuestas durante el año tendrán la oportunidad de tener su primera muestra individual en dpm.

Invitados 2017:

María Grazzia Calderón

Carlos Figueroa

Leonardo Moyano