Onlyyou, Carlos Capelán

21 Junio – 22 Julio 2006

Un retrato del “otro” hecho frente al espejo
o nuestro reflejo en un paisaje supuestamente del “otro”

Onlyyou es una muestra itinerante que cambia de forma y perspectiva durante su recorrido.

Las piezas originalmente producidas para Bildmuseet de Umeå, Suecia, son transformadas o excluidas de acuerdo a cada nuevo lugar. En función de ello, se producen también nuevas piezas y nuevas reflexiones sobre el tema. Onlyyou – prácticas de una noción de lugar – para esta versión se hace hincapié en la noción de lugar. Si se asume que toda construcción identitaria es una operación efectuada en un contexto: qué sucede cuando nuestros lugares ya no están donde estaban? Desde la “Patria” como lugar pasando por cartografía, horizonte, vida cotidiana, la pintura y la hospitalidad, se revisa la idea de lugar y de un “yo.

Las obras de Carlos Capelán demandan una observación lenta, detenida. El resultado de ese gesto paciente, se traduce en las más diversas interpretaciones y perspectivas, en una piranesiana exploración de la fractura perceptiva. Pero este caleidoscopio hipertextual -siempre abierto a un número indeterminado de conclusiones de un virtual espectador- no implica una obra no calibrada, sino al contrario, se trata de una medida tensión que no debemos entender como forma acabada sino como obsesiva tentativa de dotar un sentido.

“…Paul Ricoeur advierte como ‘el texto como un todo y como un todo singular puede compararse a un objeto, que puede ser visto desde varios lados, pero nunca desde todos los lados a la vez’. Carlos Capelán sabe que no todos veremos el texto de una misma manera, que existe cierto grado de imprevisibilidad, de deriva o turbulencia a la manera entendida por Michel Serres. Por eso otorga importancia a la experiencia, así como a su particular simbología.”
-David Barro, crítico de arte, España

“En una época en que triunfan simplificaciones, clichés, crispamientos identitarios y todo aquello que Serge Daney juntaba bajo la fórmula ‘gestión almacenera de la alteridad’, Carlos Capelán nos reconcilia con las paradojas y las sorpresas del laberinto cultural, como anteriormente Borges, Octavio Paz o Haroldo de Campos, esos ‘Bárbaros alejandrinos’ que, ‘lejos de procurar romper con tradición alguna, han buscado reatar, unir todas las cosas’.”
-Catherine David

“La obra de Capelán, y en especial sus ambientes e instalaciones, son como un chip que condensa muy diversos ejes culturales que se entrecruzan hoy en América Latina: el conceptualismo de incidencia social, la gráfica de tradición vernácula, la pintura de ‘atmósfera’, la crítica de la representación, el replanteo de la vieja neurosis de la identidad, la deconstrucción de los circuitos y mecanismos auráticos del arte y la cultura, un neotelurismo, el misticismo, las cosmovisiones no occidentales… para comentar a Capelán hay que hacer siempre ennumeraciones. Es significativo cómo su trabajo, a diferencia de otros artistas de la instalación contemporáneos, se reconoce dentro de la tradición visual latinoamericana. Esto responde a su imaginería tanto como a su barroquismo, y quizás a cierta dimensión intimista a pesar de la concentración en proposiciones de sesgo teórico, que provocan hacia el análisis social y cultural.”
-Gerardo Mosquera

Comments are closed.