Vestido de Mujer


21 Mayo – 20 Junio 2003

Se extiende cada vez más la afirmación de que el mundo del arte se ha feminizado. Esta apreciación que podría confundir a algunos, no es más que un tácito reconocimiento a los notables aportes de las mujeres en vertientes punteras de cultura artística contemporánea. Como en la mayoría de las esferas de la actividad social, los hombres han dominado los predios del arte llevándose las glorias en la fundación de lenguajes y tendencias reconocidas.

Esta historia de flagrante dominación parece cerrarse con un nutrido ejército de féminas que discuten los roles protagónicos en los escenarios de la cultura. Lo interesante es que, a contrapelo de todo lo que se ha identificado como arte femenino, las huestes del otrora “sexo débil” esgrimen las armas más sofisticadas del intelecto aquellas que, junto a propuestas de alto riesgo y refinamiento conceptual obligan, constantemente, a revisar el trillado tema del sexo y el arte.

A esta apuesta de interpelar, subvertir y estremecer los códigos expresivos atribuidos a la feminidad, se apunta “Vestido de Mujer” , un diálogo intenso entre cinco artistas mujeres que sondean en los vericuetos de la subjetividad femenina y en la expresión de esta última, más como experiencia de mujer, que como conjunto de señales que esbozan una identidad definible y estable.

La muestra la integran: María Fernanda Cardoso, ( Colombia )artista cuya obra en conjunto rebasa cualquier intento de encasillamiento. A ella pertenece esa pieza antológica ya, en el arte contemporáneo internacional:“Circo de Pulgas”, poema visual de inefables intensidades. Priscilla Monge, ( Costa Rica ), sin dudas uno de los pilares del movimiento plástico que, con pujanza, exhibe hoy la región centroamericana; experta ella en afiladas y seductoras imágenes encargadas de vulnerar la sociedad machista y sus concepciones acerca de la mujer. Mónica Girón ( Argentina ) creadora que posee una notable solvencia conceptual para desafiar cualquier estereotipo surgido a partir de la relación posible entre arte y género. Manuela Ribadeneira ( Ecuador ) la misma que, junto a su empresa Artes No Decorativas, ha producido inquietantes alegorías de la sociedad actual y del mundo artístico y Janeth Méndez, un joven valor de la plástica nacional que apunta en la revalorización crítica de una laboriosidad casi perversa.

Ellas se “visten” de matices ambiguos y emprenden un escarceo en los roles asignados a la mujer por la cultura dominante, infringen con goce los “atributos” de la feminidad, los llevan con sarcasmo hasta el límite, desplegando sutilezas, ironía y cinismo.

Lupe Alvarez
Investigadora y Crítica de Arte

Comments are closed.