LARA 2016, un proyecto de ASIACITI-TRUST

Latin American Roaming Art, en el Centro de Arte Contemporáneo (CAC), Quito. Sept 15´16

María José Arjona (Colombia), Emilia Azcárate (Venezuela), Adrián Balseca (Ecuador), Pablo Cardoso (Ecuador), Matías Duville (Argentina), Florencia Guillén (México), Manuela Ribadeneira (Ecuador), Paula De Solminihac (Chile).

Esta exposición reúne el trabajo resultante de la cuarta edición de la residencia LARA (Latin American Roaming Art) llevada a cabo en las islas Galápagos en marzo de este año. Seguir leyendo

Scope MIA´09

4 – 8 Diciembre 2009 / New York, NY

Artistas Exhibidos: Pablo Cardoso, Roberto Noboa, Esteban Pastorino, Manuela Ribadeneira

 

Change is Around the Corner, Manuela Ribadeneira

14 Noviembre 2009 – 30 Enero 2010

Political and poetic at the same time, the work of Manuela Ribadeneira is articulated through a pronounced use of the objectual.

Each one of her pieces constitutes a long and contemplative journey which has as its source certain fundamental ideas on the concepts on territory, identity and history, and that converge to create distinct and seemingly intact formalizations. Yet rather than restricting the possible interpretations, this calculated physical expression that is inherent in her work, gives rise to multiple and unexpected interpretations, endowing the spectator with the responsibility of constructing the meanings from an unavoidably subjective perspective.

What we find at the start of her investigations is her country of origin, Ecuador, a place in which the idea of geographic convention has acquired values that are heavily symbolic. This, however, merely constitutes a starting point from which to analyse the profound consequences that the notion of territory and belonging have exerted on the course of history, and above all on the construction of identities.

Resident first in Paris, and then London from the year 2002, Ribadeneira’s biography is central to her artistic practice. Her condition as a Latin American artist and the cultural specificity that that implies has prompted a profound reaction against certain stereotypes associated with the ways and channels of everyday production in those latitudes. In recent years her work has renounced expressive excesses or formalist rhetoric, without however entirely eschewing certain notions of refinement, to continue speaking about the intense relations between language, power and culture.

-Juan de Nieves

Prensa:
Review por Rodolfo Kronfle-Chambers, Artpulse Magazine

Playlist 2007-2009

7 Enero – 6 Febrero 2010

Grandes éxitos en el arte contemporáneo del Ecuador, Curadoria de Rodolfo Kronfle Chambers

Descargar PDF Playlist Catálogo Comprimido

Artistas Exhibidos: Fernando Falconí, María Teresa Ponce, Migue Alvear, Graciela Guerrero, X. Andrade, Saidel Brito, Karina Skvirsky Aguilera, Manuela Ribadeneira, Estefania Peñafiel Loaiza, Pablo Cardoso, Roberto Noboa, Wilson Paccha, Juan Carlos León, Juana Córdova, Stéfano Rubira, Pamela Hurtado, Gabriella Chérrez, Ilich Castillo, Óscar Santillán

 

dpm – MIA: Somewhere.Nowhere

26 Noviembre – 30 Enero, 2009 / dpm – MIA

Manuela Ribadeneira & Pablo Cardoso

[img id=”823″ width=”800″]

Para esta muestra Manuela Ribadeneira, con seis nuevas piezas, se sale temporalmente del hilo conductor con el que ha trabajado los últimos años: territorios y fronteras y responde más bien de una manera inmediata y visceral a la inestabilidad e incertidumbre actual, general y personal. Si los lugares geográficos específicos de Cardoso se llaman ‘Nowhere’ (ningún lugar) Ribadeneira ubica sus obras en un ‘Somewhere’, (en algún lugar) pues lo que estas piezas evocan es una pregunta o sensación presente en algún lugar específico a cada momento.

Pablo Cardoso ha basado su pintura en el cruce entre el paseo, el desplazamiento, el itinerario o el viaje como una acción de construcción de memoria y de representaciones, con una visualización fotográfica del instante. Sus paseos son registrados fotográficamente y luego trasladados como instantes a la pintura, en una operación en la que la apariencia de ficción de la pintura dota a la visión fotográfica de un sentido narrativo. Ficción y realidad establecen una fecunda vibración reinterpretando la impresión sensorial desde el encuadre fotográfico y sus gamas lumínicas, y finalmente reconsiderando la pintura como un puente, sin duda inquietante, entre los modelos cinematográficos y las experiencias vividas, rehabilitando el viaje o el desplazamiento (en todas sus acepciones) como una experiencia interior.

En esta ocasión el proyecto selecciona una serie de caminos e itinerarios a partir de una herramienta foto-topográfica como Google Hearth, aparentemente objetiva y de acceso universal a través de la red, y más tarde el recorrido físico por esos parajes tendrá como resultado series de pinturas en forma de recorridos que deberán dialogar con las pinturas de las fotos del satélite. En cierto modo la aparente objetividad fotográfica es forzada a un encaje subjetivo desde las sensaciones a través de la pintura.

-Santiago Olmo

ARCO ’08

Febrero 2008 / Madrid, España / Manuela Ribadeneira

Descargar ARCO ’08 PDF

[img id=”2346″ width=”800″]
[img id=”4109″ width=”800″]
[img id=”4111″ width=”800″]

El Museo del Barrio, (S) Files 007

25 Julio 2007 – 6 Enero 2008

El Museos Bienal: The (S) files 007, installation on view at El Museo del Barrio, NY
Co-curator: Rodolfo Kronfle Chambers / Photos by Jason Mandella, Courtesy of El Museo del Barrio.

Saidel Brito, Pablo Cardoso, Fernando Falconi, Manuela Ribadeneira

 

De Jardines y Lineas Imaginarias, Manuela Ribadeneira

4 Mayo – 3 Junio 2005

Ante la demagogia simbólica

Muchas prácticas artísticas recientes han asumido la responsabilidad de generar narrativas que increpen las construcciones históricas que se pretenden plantear sin fisuras, invulnerables. Lo de Ribadeneira parte del reconocimiento mutuo del público en algunos de nuestros referentes colectivos, compartidos sí, pero asumidos en la experiencia personal de distintas maneras, que van desde la indiferencia, hasta la crítica o la filiación. Al poner sobre el tapete estos temas en el embalaje de la experiencia estética la artista logra una inducción que propicia un intercambio, y del cual podemos salir enriquecidos.

Esta muestra de Ribadeneira nos puede llevar a meditar acerca de nuestra noción de identidad. Identidad que en el País aparenta no haber sido forjada por valores o ideales compartidos (ejemplo: Liberté, Egalité, Fraternité), sino una construcción mental que se refleja algunas veces en símbolos un tanto arbitrarios. Así tenemos asumida la intangible línea ecuatorial como “nuestra” (a pesar de que atraviesa muchos otros países), hablamos de ella con sentimientos de jactanciosa pertenencia como lo hacemos por ejemplo de las Islas Galápagos, como si su riqueza fuese un logro fruto del tesón propio, cuando en realidad constituyen avatares casi-aleatorios del destino, en los que no se debiera depositar el orgullo.

Jugando con la latitud

Coincidiendo con los días de la última revuelta popular Ribadeneira provocó una interesante situación al “trasladar” el monumento de la Mitad del Mundo a la Casa de la Cultura en Quito. Se trataba por supuesto de una reproducción escenográfica, en la cual el público pudo, en experiencia directa, participar de una “ceremonia” desterrada de su contexto original (la toma de la foto), y al hacerlo generar nuevos contextos relacionales que superan en sus posibilidades de afectación al más convencional diálogo con objetos de arte.

La colección de fotografías que se logró daba cuenta de los interesantes protocolos que condicionan la manera de interactuar con aquel hito, uno de ellos es la consabida pose en que se mantiene los pies separados, cada uno asentado en los sendos hemisferios y que constituye una suerte de rito de pasaje ecuatoriano, que se promueve inclusive como actividad turística de rigor, pero que en el fondo -al ser llevado a la incubadora del plano artístico- se puede convertir en metáfora múltiple: del rol que la ubicación geográfica juega en la conformación de la identidad ecuatoriana, del terreno (posición) que cada quien pisa, demarca o limita, respecto al Otro, del modelo de relaciones centro-periferia aplicado a circunstancias políticas, sociales, culturales, etc. Derivadas de aquel gesto surgen las pequeñas esculturas de bronce que se encuentran desperdigadas por el piso de la galería.

Huésped ilustre

Relacionado a esto Ribadeneira presenta además un trabajo titulado La línea imaginaria en visita privada a Guayaquil donde con cierta dosis de humor enfatiza la relativa portabilidad -y posibilidad de posesión- de lo “imaginario”, al confeccionar un dispositivo que permite enrollar o desenrollar una versión física de dicho trazo y disponer de él a voluntad, en este caso extendiéndolo desde el interior de la galería, cruzando la calle hasta el parque de enfrente.

La misma facultad de movilidad queda clara en un sencillo objeto cuadrilátero, al poner sobre ruedas lo que aparenta ser una maqueta topográfica colmada de vegetación. Esta magnífica pieza se carga de un título que le confiere una densidad inusitada -Tiwintza Mon Amour – que nos remite a un episodio mucho más reciente de manipulación identitaria. Alude evidentemente a la “genial” idea que solo pudo ser gestada en la más febril negociación diplomática: la demagogia simbólica que constituye aquel inútil kilómetro cuadrado calado (¿o podado?) en el espesor de la selva; un premio consuelo que transformó su estatus de llaga en piel propia para convertirse en lunar de cuerpo ajeno, y donde a diferencia de la línea imaginaria que divide el globo no podremos nunca ni sacarnos la foto. Ribadeneira convierte este lote en mero souvenir de guerra, al reducirlo -como si fuese tzanza- a una milésima de su tamaño real.

El concepto de esta muestra se decanta a partir de una anécdota familiar: décadas atrás el abuelo de la artista intentó enviar un telegrama desde Francia al Ecuador, obteniendo como respuesta de la operadora un “aquello es imposible señor, el Ecuador es una línea imaginaria”. El decidor intercambio fue sintetizado en la obra Asistencia en Línea, que consiste de un par de teléfonos en cuyos parlantes se recrea aquel diálogo (este trabajo se realizó en colaboración con Nelson García, con quien la artista forma un reconocido colectivo-empresa denominado Artes No Decorativas S.A.)

Y a propósito de esta “anécdota semilla” quisiera aquí resaltar algo importante de esta muestra, algo que considero siempre un reto y un logro: el haber sorteado la dificultad de que la obsesión, inquietud o preocupación privada haga un tránsito exitoso a su presentación pública. En aquel trayecto, en el cual mucha obra se queda a mitad de camino, Ribadeneira logra hacer que la historia íntima resuene de manera amplia, trascendiendo su impronta en lo personal para convertirse en materia de reflexión colectiva.

-Rodolfo Kronfle Chambers, 4 Mayo 2005

Sobremesa

16 Enero – 2 Febrero 2002

¿Qué  pasa cuando nos reunimos a comer en una mesa, cuando nos sentamos y comienza el rito de la comida? Todos comienzan a hablar, la gente conversa, discute, chismea, y en general se habla de temas que en algo tienen que ver con todos los que estan sentados a la mesa. Se intercala la accion de comer con el traspaso de la informacion.

El cuerpo recibe informacion de diversas maneras y simultaneamente. Se informa a los sentidos del gusto, del tacto, de la vista y del olfato con la comida, y se informa a otros sistemas del cuerpo humano con la conversacion, con la palabra, con los gestos y con el compartir este espacio muy particular que es una mesa servida.

La comida esta lista, la mesa puesta, la gente esta sentada al rededor. Esta es quizas una de las formas mas tradicionales de comunicacion que tiene como intencion alimentarse y el socializar, que funciona en el espacio de una mesa y su entorno, y cuya duracion es la de una comida con su sobremesa. ¿Qué pasa con las conversaciones y comidas que se suceden en una misma mesa, comida tras comida, dia tras dia? ¿Existe algun efecto acumulativo? ¿Qué pasa con los manteles y los platos en los que se come? ¿Se van acaso sumando? ¿Se van aumentando como capas, una encima de otra, en nuestra memoria de la mesa, aunque no se las vea? ¿Qué pasa con las conversaciones de las comidas y las sobremesas?  ¿Tambien se acumulan y estan ahi presentes?

Cada tipo de comida y bebida propicia conversaciones diferentes, la disposicion de la mesa y su entorno, el momento, el dia y el lugar. Y por supuesto, los que estan en la mesa con la misma comida generan algo totalmente diferente cada vez que se reunen. Es un espacio vivo y cambiante.

Artes No Decorativas S.A. ha escogido tres lugares representativos de las escenas artisticas nacionales para invitar a cenas de 12 personas cada una. En Cuenca, la casa de Madelaine Hollaender en el marco de la Bienal de Cuenca; en Guayaquil dpm arte contemporaneo, en este momento la galeria mas importante del pais, y el Museo de la ciudad de Quito, centro importante de desarrollo del arte en la capital. Los invitados a estas comidas pertenecen a la escena artistica tanto local como internacional: curadores, criticos, coleccionistas, galerias, artistas y accionistas de la empresa Artes No Decorativas S.A.

Sobremesa recoge los resultados sonoros y visuales de la consecucion de comidas presentadas en una instalacion en el mismo espacio en que se realizaron.

Nota: Sobremesa se inaugura en Cuenca el 2 de noviembre del 2001 y se inaugurara en Quito el 29 de febrero del 2002.